headshot of Samantha Croasdaile

EnCompass Welcomes Samantha Croasdaile, New AWE Program Team Lead

Written by: EnCompass Staff,

On February 24, Samantha Croasdaile joined EnCompass’ team as Senior Gender and Agriculture Specialist and Team Lead for the Feed the Future Advancing Women’s Empowerment (AWE) Program. She sat down for a quick talk about her new role, challenges and changes related to women’s empowerment in agriculture and food security, and what her team has planned for the coming months.

 

Tell us a little about yourself. What drives you as a professional?

In life, I think some things find you—and gender integration is really ingrained in who I am. Earlier in my career, when I was more academically oriented, I started looking at what people were studying around social inclusion. I wanted to look at ways to change inequities, real issues that I and women in my community had seen. What I found was that people were mainly studying women’s portrayals in the media, for example, but not looking for evidence about causes of inequities or ways to make life better for real people. This made me realize why gender in development is so hard. We still don’t have enough strong evidence about many issues, from who gets to decide on how to use household income, to when and how gender-based violence occurs or how this violence shapes so much of the survivors’ and perpetrators’ lives.

Many in the development profession still think that gender gaps affect only poor rural women and that somehow educated professionals are beyond those gaps. It’s only when we look closely at the issues that we realize how deeply the gaps affect our own lives—from having to think about what motherhood will do to our careers to how we perpetuate negative gender patterns when raising our children. So, it’s hard to build understanding and develop the tactics that could make change possible when we can’t see the issues or when we have no data or tools to address them. As the years progressed, this became my calling; the way I serve others.

For over 10 years working with USAID in Honduras, I wore two hats as both the Senior Communications Officer and the Mission’s Gender Advisor. Working with and viewing the whole country portfolio from those two angles gave me a stronger sense of how gender issues were so important for families, and some of the limiting factors in being able to integrate gender in development.

Can you tell us about some of those challenges?

I’ll give you an example. A few years ago, a crew and I were filming videos for USAID’s Telling Our Story website. We interviewed a woman who received USAID support to open a bakery on the side of the road in a rural community. Her business had grown so much that it had become a “must” bus stop in the area. Starting at 3 a.m. up to about 6 p.m., there was what seemed to an endless number of drivers and passengers buying coffee, bread, and lunch to go. This was around the time when Honduras was considered “one of the most dangerous places on earth,” due to its high homicide and violence rates.

Because it was an in-depth piece, we got to talk to her in a more personal way. As I entered her home, I realized the house had no doors or windows—just the frames where doors and windows should be, covered with cloth sheets. (This is a common practice in poor rural Honduras, usually separating spaces inside houses.) I could not wrap my head around how, in such a dangerous place, this woman who received cash from her customers would keep the money in a house that had nothing but a cloth sheet separating her from the highway. When I asked her about it, she said, “I am not scared, there are no men living with us and I don’t have a husband.” A few more probing questions got me to understand her answer. Having endured gender-based violence for most of her life, she was more afraid of male friends and family members that she was of having a stranger rob her at gunpoint.

It was amazing to me that our staff who had worked with her for almost two years had not picked up the signs of the violence she had suffered, nor how it shaped the way she lived or the decisions she made. They simply did not know how to recognize these nuances when working with beneficiaries. This experience made me understand the degree of missed opportunities we had in the field. It made me realize how much more we could do, beyond economic development, to help people really address the big and difficult issues that may be keeping them in poverty or affecting their quality of life.

I would have never been able to have such a personal conversation with her if I had not been doing an in-depth communications piece. The high exposure of the piece also opened the door for me to be able to push for Mission studies, training, and the development of tools for our staff to address gender-based violence in the field.

What a powerful story about the power of gender awareness and intersectional thinking. How did this kind of work bring you to EnCompass and the AWE Program?

I first learned about this organization during a gender-based violence analysis EnCompass conducted for USAID in Honduras. The findings literally transformed the way the Mission looked at gender-based violence. It shaped the way we approached funding for at least the next 5 or 6 years. It was the first time we had more than a few anecdotal examples. The study was statistically significant, with hard data and a level of rigor that made it almost impossible to turn a blind eye to the gender-based violence that youth were enduring in their communities and in schools. That kind of impact—EnCompass’ focus on change based on evidence—was what called me here.

It’s also a fact that I am, in some ways, a product of USAID. I gained a lot of knowledge and extended field experience as a Gender Advisor in Honduras, which is also my home country. So, I also represent the target populations for programs like AWE—not only as someone working for gender equality and social inclusion, but also as a woman, facing these challenges every day. It’s really great to be able to give back to the Agency in that capacity, especially the Bureau for Food Security, through AWE.

What should we look for from the AWE team in the coming months?

I’m excited about the work the AWE team is doing to study hidden factors and build a strong set of evidence for partners working across gender integration and agriculture. This year, we are focusing on developing tools to address gender-based violence in agriculture, studying best practices to include youth and gender issues in market system programs, ways to improve the decision-making power of women and girls working in agriculture, and looking at gender and youth issues in industries “beyond production,” such as agricultural processing, marketing, and retail. It’s really important to focus on these areas now, when USAID and other donors are moving to using more market system programs bringing new employment and entrepreneurship opportunities for youth and women around the world.

We’re so glad to have Samantha Croasdaile’s leadership and expertise in gender equality and women’s empowerment on this important program for USAID and Feed the Future. Please join EnCompass and our AWE partners, ACDI/VOCA, MarketShare Associates, and FHI 360, in welcoming her to our global family of professionals committed to evidence, engagement, and learning.


EnCompass le da la bienvenida a Samantha Croasdaile, la nueva Directora del Programa AWE

El 24 de febrero, Samantha Croasdaile se unió al equipo de EnCompass como Especialista Senior de Género y Agricultura como Directora del Programa Avanzando el Empoderamiento de la Mujer (AWE por sus siglas en ingles) de la Iniciativa Alimentando el Futuro. Se sentó con nosotros para tener una breve conversación sobre su nuevo papel y los retos relacionados al empoderamiento de la mujer en los sectores de agricultura y de seguridad alimentaria, y sobre lo que su equipo tiene planeado para los próximos meses.

Cuéntanos un poco sobre ti. ¿Qué te motiva como profesional?

Algunas cosas en la vida no las buscas, más bien te encuentran- y la igualdad de género es una de esas cosas que me encontró a mi- está en la esencia de quien soy. Al empezar mi carrera, cuando estaba más orientada a lo académico, empecé a averiguar qué era lo que se investigaba en temas de inclusión social.  Quería investigar como cambiar las desigualdades, esas cuestiones  tan reales que vivíamos las mujeres de mi comunidad  y yo. Me di cuenta que la investigación se estaba enfocando en cosas como el avance de la mujer en el cine y los medios, pero que no se estaba investigando ni viendo la evidencia para entender las causas de la desigualdad y como mejorar la situación de las personas reales en su vida diaria. Esto me hizo entender porque es tan difícil trabajar en género y desarrollo. Aun hoy no tenemos suficiente evidencia sólida sobre estos temas, seguimos sin entender completamente desde quién decide como usar el dinero en casa, hasta cómo es que ocurre tanta violencia de género y cómo esta violencia afecta tanto la vida de la víctima como la del victimario.

Muchos de los profesionales del desarrollo siguen pensando que las brechas de género afectan solo a las mujeres pobres en las áreas rurales, y que de alguna manera las mujeres profesionales y educadas están más allá de estas brechas. Es tan solo cuando nos dedicamos a analizar la temática muy de cerca que nos damos cuenta de la manera tan profunda en que estas brechas afectan nuestras vidas- desde tener que pensar en cómo la maternidad afectará nuestra vida profesional hasta como nosotras mismas perpetuamos los patrones negativos de género en la crianza de nuestros propios hijos. Así que, es difícil crear consciencia y desarrollar tácticas que hagan posible el cambio cuando ni siquiera podemos ver bien la problemática, ni tenemos los datos ni las herramientas para abordarlos. Pues a medida que fui trabajando en el tema, esto se volvió llamado, ni vocación, mi manera de servir a los otros.

Por más de 10 años trabajé para USAID en Honduras, y tuve un doble rol, era la Directora de Comunicaciones y la Asesora de Genero Senior. Tener la oportunidad de trabajar con todo el portafolio al nivel nacional desde estas dos perspectivas me dio la oportunidad de entender más a profundidad como los temas de genero eran tan importantes para las familias y algunos de los factores limitantes para integrar el tema de género en el desarrollo.

¿Puedes contarnos un poco más sobre esos retos?

Déjame darte un ejemplo.  Hace unos años, el quipo y yo estábamos filmando varios videos para la página web “Telling Our Story” (“Contando nuestras historias”) de la USAID. Entrevistamos a una mujer quien había recibido apoyo de la USAID para abrir una panadería a la orilla de la carretera de su comunidad. Su negocio había crecido tanto que se había vuelto una parada de rigor de los buses que pasaban por la zona. Desde las 3 a.m. hasta casi las 6 p.m. había un sin número de choferes y pasajeros comprando pan, café y almuerzo para llevar. Esto paso en la época cuando Honduras se consideraba como “uno de los lugares más peligros de la tierra” debido a sus altos índices de homicidios y violencia.

Ya que era un reportaje a profundidad, pudimos hablar con ella de manera más íntima, más personal. Cuando entramos  a su casa, me di cuenta que la casa no tenía ni puertas ni ventanas- estaban los marcos de las puertas y la ventanas, pero los ajueros estaban cubiertos con una sábana de tela. (El usar una sábana para dividir los espacios adentro de las casas es una práctica común en el área rural pobre de Honduras.) Al ver esto, no podía entender como en un lugar tan peligroso, esta señora que solo recibía dinero en efectivo de sus clientes, mantenía el dinero en una casa sin puertas ni ventanas. Tenía una simple sabana separándola de la carretera. No pude evitar preguntarle y su respuesta me sorprendió. Me dijo: “No me da miedo, aquí no hay hombres viviendo con nosotras y yo no tengo marido.” Tuve que hacerle unas cuantas preguntas más para entender su respuesta. Habiendo sufrido violencia de genero por casi toda su vida, le tenía más miedo a los hombres amigos y de su familia, a que un extraño la asaltara a mano armada.

Lo que mas me sorprendió es que nuestro equipo había estado trabajando con ella por más de dos años y no  habían podido reconocer las señales de violencia en la vida de esta señora, ni como esta violencia vivida estaba influenciado su manera de vivir y las decisiones que estaba tomando. Es que ellos realmente no sabían conocer las sutilezas que demuestran rasgos de violencia al trabajar con nuestros beneficiarios. Esta experiencia me hizo entender las grandes oportunidades desaprovechadas que teníamos en el campo. Me di cuenta de cuanto más podíamos hacer, mas allá del desarrollo económico de las personas. Estábamos dejando pasar oportunidades para ayudar a las personas  abordar esas grandes y difíciles problemáticas que los mantienen en la pobreza y que tanto afectan su calidad de vida.

Si no hubiera estado haciendo esa entrevista, posiblemente nunca hubiera tenido la oportunidad de hablar con ella de manera tan personal. También, el éxito de la historia y la publicidad que recibio  me dio la oportunidad para hablar del tema y lograr que la Misión hiciera estudios, capacitaciones y desarrollara herramientas para que nuestros equipos supieran como abordar la violencia de género en el campo.

Que historia tan poderosa sobre el poder de la consciencia de género y el pensamiento intersectorial. ¿Como fue que este tipo de trabajo te trajo a EnCompass y al programa AWE?

Conocí el trabajo de EnCompass cuando hicieron el análisis de violencia de género para USAID en Honduras. Este estudio literalmente transformo Ia manera en que la Misión miraba la violencia de genero. Abrió la puerta para integrar el tema y darle financiamiento en los proyectos de los siguientes 5 a 6 anos. Ese fue el primer estudio donde tuvimos más que unas cuantas anécdotas ilustrando el problema.  El estudio tenía datos reales, estadísticamente significativos con un nivel de rigor que hizo casi imposible que pudiéramos hacernos de siegos  a la violencia de género que vivían los jóvenes en las comunidades y en las escuelas. El impacto que tuvo EnCompass al enfocarse en evidencia para lograr cambios es lo que me trajo hasta aquí.

Es que, de hecho, yo me considero como producto de la USAID. Con ellos aprendí mucho, desarrollé tantos conocimientos y obtuve gran experiencia como la Asesora de Genero en Honduras, que es mi país natal. Puedo decir que hasta hace poco yo era parte de la población meta de apoyada por programas como AWE, no solo como en mi rol de asesora de género, si notambien como mujer que enfrenta estos mismos retos en su vida diaria. Me alegra mucho que a través  de AWE en mi nuevo rol, puedo devolverle a la Agencia y al Buro de Seguridad Alimentaria, lo mucho que me ha dado.

¿Qué podemos esperar del equipo de AWE en los próximos meses?

Me emociona lo que el equipo de AWE esta hacienda para estudiar los factores ocultos y crear evidencias sólidas para que los implementadores y socios puedan trabajar en la integración de género en la agricultura. Este año, nos vamos a enfocar en desarrollar herramientas para abordar la violencia de género en la agricultura, estudiar las mejores prácticas para incluir a las mujeres y los jóvenes en los programas de sistemas de mercado, en las maneras de mejorar la toma de decisión de las mujeres y las niñas que trabajan en la agricultura, y ver temas de juventud y mujer en las industrias que van más allá de la producción como ser el procesamiento de productos agrícolas, mercadeo, y venta al por menor. Es muy importante que nos enfoquemos en estas áreas ahora que la USAID y otros donantes están desarrollando más proyectos de sistemas de mercados, enfocándose en nuevas oportunidades de empleo y emprendedurismo para mujeres y jóvenes alrededor del mundo.

Estamos muy contentos de contar con el liderazgo y la experticia en equidad de género y empoderamiento de la mujer de Samantha Croasdaile en este programa de la USAID y de la Iniciativa de Seguridad Alimentaria. Por favor únase a EnCompass y a nuestros socios del programa AWE, ACDI/VOCA, MarketShare Associates y FHI 360, en darle la bienvenida a nuestra familia de profesionales globales comprometidos con la evidencia, la participación y el aprendizaje.

EnCompass Staff

EnCompass offers innovative solutions for organizational excellence.  We seek to enhance the impact and capacity of government and multilateral agencies, corporations, and nonprofits around the world through customized services in organizational and leadership development, training, technical assistance, and evaluation.

1 Comment

  • José Manuel Capellin
    March 5, 2020

    Gran mujer y mejor persona!!! Felicidades a Encompass world por haberla incorporado a su equipo

    Reply

Leave a Reply

Skip to content